Cocina moderna con toque rústico

Muchas veces nos debatimos entre diferentes estilos para la cocina y no acabamos de ponernos de acuerdo. En realidad, eso es un error, porque si es cierto que es difícil elegir entre diferentes diseños, también es cierto que existe una posibilidad para conseguir un resultado final del todo increíble: mezclar dos estilos que se contrapongan totalmente.

En este caso, hemos observado que mucha gente prefiere las texturas lisas y los colores blancos, en cambio, otras adoran la madera y el hierro, así que hemos pensado como podríamos mezclar estos dos estilos tan diferentes.

Para empezar, una cocina con isla es la opción más funcional. Es el espacio que divide las diferentes secciones de esta, además de ofrecer comodidad a la hora de trabajar. Esta isla central será la que marcará como debe ser el estilo general de la cocina, así que si queremos recrear el estilo rústico-moderno, lo mejor es combinar madera de roble o de arce con una encimera de color blanco roto o grisáceo. Los detalles de las puertas, tanto de la isla como de la cocina en sí, deberían ser de metal dorado emulando un color gastado.

Para el resto de la cocina, las paredes de color blanco roto y dejadas en ladrillo visto, encajarán perfectamente con electrodomésticos de última generación en metal y con el añadido de estanterías de madera abiertas que no solo ofrecerán espacio a la habitación, sino que además es una buena manera de garantizar que siempre tenemos los utensilios de la cocina ordenados debido a su exposición al público.

El estilo rústico, al fin y al cabo lo que lo marca son los detalles. Un claro ejemplo seria introducir fogones antiguos a la zona de cocción y lámparas simples de cristal transparente o estilo industrial. También encontramos muchas cortinas que substituyen a las clásicas puertas. Era muy común encontrar cortinas en las cocinas antiguas y nos permite ahorrar dinero y tanto podemos tener el armario abierto para dar espacio o cerrado para garantizar privacidad.

La campana de extracción también es muy importante. Si añadimos un mueble de obra para la campana, se recreará la imagen de chimenea antigua de las cocinas de campo de antaño. Además si la pintamos con el mismo tono de la pared, daremos el acabado final que la integrará completamente a la habitación. Otro consejo es que si te apetece que cocina con isla te sirva también como lugar para comer, aunque sea solo de picoteo, añade unos taburetes con cojines blancos y patas de madera estilizadas de manera que quedarán como otro elemento decorativo que aportará más al estilo rústico.

Por supuesto, las plantas no pueden faltar en este estilo de cocina. El color verde y los olores hacen que sea aún más cálido y apetezca estar en ella.